Sobre Mínima Común Institución

Marco inicial del proyecto

Mínima Común Institución (MCI) es un proyecto coordinado por YProductions junto a Site Size, La Fundició y Espai en Blanc. MCI nace como apuesta del CCCB para repensar procesos colaborativos entre la institución cultural y proyectos colectivos autogestionados. El objetivo es optimizar las líneas de investigación que desarrollan diferentes colectivos o espacios que entienden la producción cultural como agente de puesta en crisis de los rumbos institucionales. Estas investigaciones de carácter crítico, cuyo proceso excede el marco y calendario del proyecto, platean debates y metodologías que se alían con el contexto actual de crisis institucional. MCI plantea la posibilidad de experimentar un ‘espacio mínimo’ donde negociar, contextualizar y activar procesos de investigación crítica en la esfera cultural.

Contexto de Mínima Común Institución

Durante los últimos años, las dinámicas y roles presentes en diferentes tipos de instituciones (educativas, culturales, económicas, sociales) han sido cuestionadas por el trabajo, procesos y capacidad de análisis de plataformas colectivas y espacios independientes. Incluso la propia ciudad como institución, como ámbito de legitimación y de producción normativa, ha sido motivo de análisis crítico siendo revisada tanto desde su configuración como artefacto cultural o en su potencialidad como laboratorio social.

Desde el siempre difícil y tenso, cuando no imposible ‘afuera’ institucional, se han desarrollado procesos y prácticas autogestionadas que han analizado críticamente las estructuras y formas de funcionar de estos ámbitos institucionales, ya sea la institución educativa, la institución cultural, el trabajo como institución o, como decíamos, el propio contexto territorial que habitamos como dispositivo institucional y normativizador. Estas líneas de investigación crítica, que en muchos casos articulan o directamente funden el análisis y la acción, han mostrado ser tremendamente proactivas, buscando vías alternativas para crear nuevos marcos institucionales desde su propio quehacer. Este tipo de prácticas políticas que se han dado en la esfera cultural, desde las que se ha buscado poner en suspense ‘lo legítimo’, ‘lo normal’ o ‘lo correcto’, han sido en su mayoría desarrolladas por colectivos ciudadanos, artísticos o culturales, creando una crítica constante y muy enriquecedora.

Pero como ya sabemos, las instituciones no son algo rígido ni delimitable y los procesos de puesta en crisis así como los ciclos de captura y subsunción son elementos constitutivos de su desarrollo y evolución. Esto hace que el análisis crítico y la producción de vías alternativas pueda tomar como estrategia situar su práctica en el propio ámbito institucional, no tanto para ‘combatir al enemigo desde dentro’ sino para instituir otros modos de hacer, otras vías posibles de entender y conformar ‘lo institucional’. Estas no son prácticas nuevas y, de hecho, los colectivos a los que hacemos referencia beben directamente de corrientes con diferentes tradiciones como pueden ser la pedagogía crítica, la crítica institucional o la teoría poscolonial.


Anuncios
Be the first to start a conversation

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: