Relación entre vanguardias e institución

Posted on noviembre 17, 2011 por

0


En esta primera comunicación de los resultados, siguiendo el eje central de Mínima Común Institución os adelantamos los resúmenes de la categoría: “Relación con las Instituciones<->Integración” del Futurismo Italiano, el Dadaísmo y la Internacional Situacionista.

El Futurismo propugna quemar los museos y las escuelas, además de que salir del mundo al cumplir los cuarenta. En lo político fue un movimiento juvenil pro-revolucionario. Con el pasar del tiempo, la protesta fue institucionalizándose y el propio Marinetti, al final de su vida, fue elegido miembro de la Academia italiana, antítesis perfecta de lo que había propugnado el movimiento.

“Nosotros queremos exaltar el movimiento agresivo, el insomnio febril, el paso ligero, el salto mortal, la bofetada y el puñetazo. Nosotros afirmamos que la magnificencia del mundo se ha enriquecido con una nueva belleza, la belleza de la velocidad. Un coche de carreras con su capó adornado con gruesos tubos parecidos a serpientes de aliento explosivo… un automóvil rugiente, que parece correr sobre la ráfaga, es más bello que la Victoria de Samotracia”

Primer Manifiesto del Futurismo (1909)

El dadaísmo se proclama como un antimovimiento literario, artístico… ya que es sobre todo un modo de vida en el que no se separan la vida de la política y el arte. Dado que esto implica apostar por un proceso de subversión de la sociedad, mantienen una posición crítica respecto a toda institución. El gesto dadaísta que convierte a cualquier objeto en una obra de arte, el ejemplo más conocido es la “fontaine” de M. Duchamp, socava toda pretensión de autoridad artística. A partir de este momento, cualquiera puede ser artista y todo museo queda desfondado. Es más, el gesto dadaísta, entendido como un gesto de interrupción de las relaciones de poder, explotación y sentido, ha sido retomado por muchos movimientos críticos de protesta: “Este espacio es un espacio liberado” (movimiento ocupación); “Esta cumbre no va a tener lugar” (antiglobalización)…”Tomar la plaza es tomar la palabra” (15-M). Replicando en otras condiciones este mismo gesto. A pesar de todo, como bien se sabe, el gesto dadaísta corre el peligro de convertirse en gesticulación y los museos se encuentran todavía llenos de obras dadaístas.

“El arte estará vivo el día en el que el último artista esté muerto” M. Duchamp.

La IS empieza propugnando el rechazo total de la institución Arte en sus diferentes modalidades, del crítico al museo o la figura del artista. Para luego extender esta crítica a todas las instituciones capitalistas, de los sindicatos y partidos a la universidad. Toda institución implica una separación, en especial la que sería la institución fundamental, el espectáculo. La abolición del espectáculo significa, por tanto, la abolición de dicha separación y la posibilidad de ser auténticos sujetos y tener una vida no colonizada por el poder.

“A partir de ahora, proponemos una organización autónoma de los productores de la nueva cultura, independiente de las organizaciones políticas y sindicales que existen en este momento, pues nosotros negamos la capacidad de organizar otra cosa que el acondicionamiento de lo existente.

El objetivo más urgente que fijamos a dicha organización para una primera campaña pública cuando salga de su fase experimental inicial es la toma de la U.N.E.S.C.O. La burocratización unificada a escala mundial del arte y de toda la cultura es un fenómeno nuevo que expresa el profundo parentesco de los sistemas sociales coexistentes en el mundo, basados en la conservación ecléctica y en la reproducción del pasado. La respuesta de los artistas revolucionarios a estas nuevas condiciones debe ser un nuevo tipo de acción. Como la existencia misma de esta concentración directiva de la cultura, localizada en el único edificio, favorece su confiscación por medio de un putsch; y como la institución carece completamente de posibilidades de un uso que tenga sentido fuera de nuestra perspectiva subversiva, nos encontramos justificados, ante nuestros contemporáneos, para apoderarnos de tal aparato. Y lo haremos.”

Publicado en Internationale Situationniste # 4, (1960)

Anuncios